lunes, mayo 16, 2005

La Emperatriz Yang Kwei Fei

Esta es una de las obras maestras de uno de los grandes directores japoneses, el señor Kenji Mizoguchi.


Kenji Mizoguchi nació Tokio el 16 de mayo de 1898. Creció en una pobreza tan extrema, que tuvo que presenciar como sus padres vendían a su hermana mayor como geisha. Con solo 13 años abandonó la escuela y empezó a trabajar en un hospital y a la muerte de su madre cuando solo contaba con 17 años de edad, se fue a vivir con su hermana mayor geisha.
Estudio en el instituto de pintura occidental de Aohashi (de echo , siempre se confesó admirador del arte occidental) y también se interesó por las técnicas de diseño téxtil. Trabajó como ilustrador de periódicos en Kobe, escribió poesía y organizaba un grupo de teatro al aire libre.


KENJI MIZOGUCHI

Consiguió su primer empleo relacionado con el séptimo arte como ayudante del director Osamu Wakayama y al finalizar un corto proceso de aprendizaje, se lanzó a dirigir.
Kenji Mizoguchi antes de la segunda guerra mundial, se dedicó mayormente al cine histórico con películas como "La venganza de los 47 samurais", pero la derrota de su país en la guerra cambió su estilo y a partir de aquel momento se dedicó a otra de sus pasiones (quizás por el empleo de su hermana mayor), la intimidad femenina y la vida de las cortesanas. Así llegarían películas como "La Victoria de las mujeres" (1946) o "Mujeres en la noche" (1948) en 1952, su película "Vida de Oharu, mujer galante", fue premiada en el festival de Venecia pero fue en 1953 cuando dirigió quizás su obra más famosa "Ugetsu Monogatari" más conocida como "Cuentos de la Luna Pálida de agosto" . A lo largo de su carrera, sus películas compitieron con las de Akira Kurosawa (que era varios años más joven) al que una vez le dijo que "para dirigir una obra maestra hay que tener 50 años". En los últimos años de su vida, su cine cosecharon varios premios como la ya citada "Ugetsu Monogatari" que ganó el león de oro. Pero aunque lo mantuvo en secreto para seguir trabajando, se encontraba enfermo de leucemia que le mataría el 24 de agosto de 1956 en la ciudad de Kioto, aunque antes de morir nos dejó su última película "Akasen Chitai" (La Calle de la vergüenza) (1956).

Se calcula que Kenji Mizoguchi llegó a dirigir no menos de 80 películas en sus cincuenta y ocho años de vida, pero el setenta por cien de las cuales, se quemaron durante la segunda guerra mundial y actualmente, solo se conservan 31. Sus películas tienen un estilo muy particular ya que no suele utilizar los primeros planos y usa masivamente el plano secuencia.

EL SEÑOR MIZOGUCHI SOLIA CONTAR GRANDES HISTORIAS SIN APENAS UTILIZAR LOS PRIMEROS PLANOS

La pareja protagonista, está interpretada por dos de los grandes actores de la época. La actriz Machiko Kyô, nació el 25 de marzo de 1924 en Osaka (Japón) fue bailarina en Osaka hasta que en 1949 se unió a la Compañía cinematográfica DAIEI donde debutaría como actriz con la película "Chijin no ai" (1949) de la mano del director Keigo Kimura. Tras ese papel se iniciaría una carrera como actriz en la que intervendría en no menos de sesenta películas, entre ellas "Rashômon" (1950) de Akira Kurosawa y "Cuentos de la luna palida de agosto" (1953) de Kenji Mizoguchi, donde interpreta a la fantasmal "dama Wakasa". En "La Emperatriz Yang Kwei Fei" da vida a la jóven protagonista una cocinera que por intereses políticos terminará siendo emperatriz.

MACHIKO KYÔ

En cuanto al actor protagonista, se trata de Masayuki Mori, otro de los mejores actores nipones de aquella época, su debut se produjo en 1942 en la película "Haha no Chizu" del director Yosujiro Shimazu pero entre su larga filmografía, también podemos citar "Rashômon" (al igual que su compañera de reparto) o su papel protagonista en "Cuentos de la luna palida de agosto" interpretando de forma magistral al campesino Genjuro. En esta ocasión encarna al emperador Xuan Zong.
MASAYUKI MORI

Otros actores y actrices que también intervienen son: Sô Yamamrua, Eitarô Shindô y Eitarô Ozawa, pero no me extenderé en hablar sobre ellos no porque su interpretación no lo merezca, sino por no extenderme demasiado y porque realmente dudo que a mucha gente le interese el tema.

La música original, corrió a cargo del compositor Fumio Hayasaka, un habitual en las películas tanto de Mizoguchi como de Kurosawa ya que puso la música a películas como "Rashômon" (1959), "El idiota" (1951) ambas del señor Kurosawa o junto a otros dos compositores, también trabajo en la música de "Cuentos de la luna pálida de agosto" (1953) de Kenji Mizoguchi.

EL APARTADO MUSICAL TIENE EN ESTA PELICULA MAS IMPORTANCIA QUE EN OTRAS PELICULAS DEL MISMO DIRECTOR

Aunque no suelo comentar este tema, me llama la ateción que en los créditos del guión, no aparece un par de nombres sino cuatro, los de los señores Matsutaro Kawaguchi, Masashige Narusawa, Tao Qin y Yoshikata Yuda...

Por último también destacar el excelente trabajo de fotografía del señor Kôhei Sugiyama.

El argumento de la película nos muestra a un anciano ex emperador, que se encuentra refugiado en una habitación rodeado de sus recuerdos. En especial el de una mujer a la que amo y que ya no se encuentra a su lado. Ese será el inicio para la historia de un emperador viudo que utiliza la música como consuelo por la pérdida de su esposa y rechazando a cuantas jovencitas tratan de colocarle como substitutas de su fallecida esposa. Pero los corruptos e interesados no descansaran y en una sucia cocina, encontraran a la hermana menor de uno de ellos cuyo parecido físico con la fallecida emperatriz llamará la atención del emperador, pero aunque en un primer momento la rechaza también, se conmueve por la sinceridad de la joven, que reconoce estar allí por intereses de otros y no por el propio y llegará a ganar el corazón del monarca. Por desgracia las corruptelas políticas harán que la historia no tome un tono demasiado rosaceo. La familia de la emperatriz ascenderá, pero su trato abusivo para con el pueblo llano traerá consecuencias indeseables.


LA PELICULA ARRANCARA PRESENTANDO A UN ANCIANO EX EMPERADOR QUE VIVE RODEADO POR SUS RECUERDOS


EL ANCIANO RECUERDA SU PASADO, CUANDO TRAS LA MUERTE DE SU AMADA ESPOSA, SE REFUGIO EN LA MUSICA RECHAZANDO A TODAS LAS MUJERES QUE LE ENVIABAN PARA SUBSTITUIRLA


UN GRUPO DE INTERESADOS PERSONAJES TRATAN DE EMPARENTAR A SUS HERMANAS CON EL EMPERADOR


ESTA COCINERA GUARDA UN GRAN PARECIDO FISICO CON LA FALLECIDA EMPERATRIZ

LA HISTORIA EN OCASIONES TIENE ELEMENTOS QUE PARECEN SACADOS DE UN CUENTO COMO LA NOCHE EN QUE EL EMPERADOR Y LA EMPERATRIZ PASAN LA NOCHE FUERA DE PALACIO MEZCLADOS ENTRE EL PUEBLO LLANO

Esta es una de esas películas que vi de niño y que no recordaba muy bien. En su momento no entendí bien la historia, no me cabia en la cabeza que un emperador pareciese vivir prisionero en su propia corte, consumido por la tristeza, la soledad y sujeto por sus propias leyes y decretos siendo una marioneta de su corte. Personajes que por un lado parecen buscar la felicidad del monarca, pero que en realidad no buscan más que el propio beneficio sin importarles lo más mínimo la vida de los demás y utilizando a personas como instrumentos (incluso de su propia familia) sin la más mínima vacilación.

LA PELICULA NOS MUESTRA COMO LOS CORRUPTOS NO VACILARAN ANTE NADA PARA CONSEGIR MAS PODER A COSTA DE LO QUE SEA

Sin duda a pesar de estar considerada una obra maestra, esta película no gustará a todo el mundo. La película es una historia agridulce con mas de agrio y amargo que de dulce, donde como en la mayoria de historias orientales, no todo se arregla en el último momento con un típico "final feliz", lo cual significa que a muchos les parecerá una película lenta y cuyo final les decepcionará.


LA HISTORIA TIENE MAS DE AGRIO QUE DE DULCE

Por desgracia, la edición comercializada por Planeta, no parece haber sido restaurada y muestra varias deficiencias en la imagen en forma de puntitos blancos (echo del que avisan antes de iniciar la película). No es que sea algo que llegue a hacer desmerecer el film, pero para tratarse de una de las pocas películas en color de su director y en la que muestra un uso tan acertado del mismo, me parece una lástima que no hayan restaurado un poco la imagen, por mucho que digan que es por el deseo del editor por mantener el carácter original de la obra.


LA PELICULA MUESTRA ALGUNAS PEQUEÑAS DEFICIENCIAS DE IMAGEN EN FORMA DE PUNTITOS BLANCOS

En definitiva, una película sin sexo, sin violencia explicita y con un ritmo no demasiado rápido pero cuya duración (unos 98 minutos) evitará que se nos haga pesada y que muestra a dos de los grandes actores de aquella época en una de sus mejores interpretaciones. Una variante del cuento de la cenicienta.